El Gobierno ha acordado la obligatoriedad de aplicar la metodología Building Information Modelling (BIM) en determinados contratos de obra pública y de obras de edificación promovidos por la Administración de la Generalitat y de su sector público. El BIM es un sistema de trabajo virtual en 3D donde colaboran de forma continua los diferentes agentes que participan en el ciclo de vida de las obras: diseño, ejecución, gestión y mantenimiento. Se puede enmarcar en la Estrategia Europa 2020, para lograr un crecimiento inteligente, sostenible e integrador que garantice al mismo tiempo un uso más eficiente de los recursos públicos.

El Gobierno de Cataluña creó en mayo de 2016 la Comisión Interdepartamental para la implantación de la metodología BIM en la obra promovida por la Generalitat. El desarrollo de este sistema será progresivo, por lo que de momento será obligatorio sólo en determinados contratos identificados como prioritarios.

Así, en seis meses a partir de la publicación de este acuerdo en el Diario Oficial de la Generalidad de Cataluña (DOGC), se aplicará la metodología BIM obligatoriamente a todos los contratos que se publiquen en la plataforma del contratante de obra civil y de edificación, de concesión de obras y de concursos de proyectos, tanto para obras de nueva construcción como de rehabilitación, promovidos por la Administración de la Generalitat y su sector público que tengan un valor estimado o superior al establecido por los contratos sujetos a regulación armonizada.

Se trata, en este caso, de aquellos contratos con un valor estimado (en general, presupuesto de licitación sin IVA) a partir de 5 millones de euros y para las obras y concesiones de obras públicas, y de 200.000 para los contratos de suministro y de servicios.

Esta metodología será requisito en los contratos que tengan un valor inferior, pero que, por su singularidad, pueda generar mayores rendimientos utilizarla. Asimismo, para contratos de un valor menor se podrá establecer como criterio a valorar en los pliegos de prescripciones técnicas o en los documentos descriptivos, o bien como condición de ejecución en los pliegos de cláusulas administrativas particulares.

La metodología BIM, que se ha desarrollado en los últimos años en varios países, significa un cambio radical en el desarrollo de obra pública. Consiste en la elaboración de un modelo colaborativo y virtual en 3D de la obra, en la que se integra toda la información gráfica, económica y temporal, entre otros tipos, sobre el que trabajan todos los agentes involucrados durante todo su ciclo de vida: diseño, elaboración de proyectos, ejecución y dirección de obra, gestión y mantenimiento. De este modo, el modelo está en constante evolución y recoge todos los datos actualizados que deben permitir operar durante las diferentes fases de la actuación.

Finalmente, cabe destacar que el Acuerdo establece que el uso de esta metodología no puede suponer discriminación para los licitadores, debe ser compatible con productos informáticos de uso general, debe utilizar el formato abierto IFC (Industry Foundation Classes) o similar y no puede implicar una restricción del acceso, especialmente en cuanto a la pequeña y mediana empresa.

Noticias relacionadas

Para saber más:

Sesión BIMtour by BIM Academy «Bases cartográficas y BIM en el ámbito de la administración pública: últimas aportaciones hacia un lenguaje común«

Barcelona, 19 de diciembre (Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya)