Hace un año que, al finalizar el primer European Bim Summit, las administraciones públicas catalanas firmaron el Manifiesto BIMCAT Barcelona, por el cual se comprometían a implementar gradualmente el Building Information ModeliT008.16 006ng (BIM) en el sector de la construcción en Cataluña. Unos meses más tarde, el Ministerio de Fomento constituyó una comisión con el objetivo de definir la estrategia adecuada para la implantación de la metodología BIM en todo el Estado español. Teniendo esto en cuenta, en la segunda edición del European BIM Summit se han valorado los avances realizados durante el último año, pero también se ha reflexionado sobre los pasos a dar por todos los agentes implicados en el sector de la construcción para alcanzar los objetivos que en Europa ya son tangibles.

Un años después, diez reflexiones sobre los temas pendientes

  1. En el último European BIM Summit se destacó muy positivamente el hecho de que se hayan constituido ya dos comisiones transversales para difundir y propulsar el BIM. Una de ellas es Construïm el Futur en Cataluña y la segunda es la Comisión es.BIM en el Estado español. Algo positivo es que han contado y cuentan con una alta participación en sus grupos de trabajo y que a lo largo del año 2016 empezarán a hacer públicos sus resultados.
  2. Algunas administraciones, como Infraestructures.cat en Cataluña, la Consejería de Justicia de la Junta de Andalucía o Instituciones Penitenciarias desde Madrid, han puesto en marcha procesos BIM en proyectos de edificación, a lo largo de sus diferentes fases –planificación, proyecto, construcción, gestión-. Paralelamente a estas iniciativas públicas, se han sumado varias iniciativas privadas, como la presentada durante el congreso del FC Barcelona para planificar los tres proyectos que deben completar la renovación de su nuevo Espai Barça: el nuevo Miniestadi, el Pabellón polideportivo y finalmente su estadio remodelado. Todas estas iniciativas están provocando un interesante efecto tractor.
  3. Pero a pesar de las altas expectativas generadas, todavía son pocas las iniciativas puestas en marcha en nuestro país que en forma de pruebas piloto permitan avanzar en la puesta en práctica del BIM en proyectos de diferentes tipologías y presupuesto y objetivos.
  4. La adopción de programas formativos por parte de algunas universidades debe generalizarse con decisión en todas las escuelas técnicas, y hacerse extensiva en el ámbito de la formación profesional, y con la participación de los colegios profesionales y otras organizaciones.  Sin una formación universitaria adecuada y moderna no se podrá afrontar con éxito esta transición y esta es una tarea pendiente en cada facultad de arquitectura e ingeniería en España y el resto de Europa.
  5. La formación en la metodología BIM no debe limitarse únicamente a sus aspectos tecnológicos, sino que debe hacerse un gran esfuerzo en divulgar e implantar su metodología colaborativa, lo cual supone un cambio cultural, una nueva forma de pensar y ver el proyecto, la obra, la ejecución y su mantenimiento.
  6. Deben dedicarse los esfuerzos que sean necesarios para que las diferentes iniciativas que se llevan a cabo estén interconectadas en una auténtica red de información, donde todo el mundo pueda aprovechar las experiencias vividas, optimizar esfuerzos y trabajar coordinadamente.
  7. Hay que estudiar adecuadamente los procesos puestos en marcha en otras experiencias y otros lugares para utilizarlos como modelo para la implementación eficiente del BIM en nuestro país y en nuestro entorno europeo, estableciendo puentes de diálogo entre los diferentes grupos de trabajo, a nivel nacional e internacional.
  8. Las tareas de análisis y definición del proceso de transición hacia BIM que ya se han puesto en marcha deben contar con los recursos necesarios para poder llevar a cabo dicha tarea con éxito con la participación de los diferentes agentes: administraciones públicas, universidades y el conjunto del sector profesional e industrial.
  9. La modernización del sector de la construcción mediante la implantación de la metodología BIM deberá contar con un presupuesto específico por parte de las administraciones públicas, cuya responsabilidad social debe enfocarse hacia el sector de la construcción, tal y como lo ha hecho con otros sectores productivos. Además, una parte del esfuerzo de la administración debe enfocarse a crear el marco regulatorio adecuado para el uso de BIM.
  10. Los organizadores del European BIM Summit defendemos que el sector de la construcción, un sector clave dentro de cualquier país, inicie una inversión de recursos para poder poner el sector de la construcción de nuestro país y de nuestro continente al mismo nivel metodológico y tecnológico de nuestro entorno y competir de manera eficiente.

Y esperamos con ganas que este 2016 sea enriquecedor y que los objetivos alcanzados sean muchos y que los podamos presentar durante la próxima edición del 2017.